Rossana

Ross empieza a bailar en 2013 y desde entonces no ha dejado de formarse con clases y festivales: le encanta practicar el baile y seguir aprendiendo cada día más sobre la era del swing.

En su día a día divide el tiempo entre el trabajo como admin en Big South y su proyecto de costura creativa inspirada por la época swing, El Olivar – sewing with swing.

Pero siempre encuentra el tiempo tiempo para practicar nuevos pasos, montar coreografías, jugar al Catan o cocinar un bizcocho!

Desde hace un par de años ha estado colaborando en el grupo “Espacio Seguro” de Mad for Swing: un colectivo que trabaja para que la escena swing de Madrid sea un espacio libre de violencia para todas las edades, habilidades, características físicas, etnia, religión, orientación sexual, construcción de género, clase social.