Gurutz

Siempre teniendo la música presente y el baile como hobby, encontró que las caras de felicidad de las personas que bailaban Lindy Hop en la calle, era algo que él tenía que experimentar, desde ese día el swing está presente en su vida diaria.

Pocos meses después de empezar a bailar, asistió a festivales nacionales e internacionales, a partir de aquí su motivación por seguir disfrutando y aprendiendo fue creciendo.

Le encanta dar clase y dejarse empapar por la creatividad e ilusión de sus alumnos, esto hizo que se replanteara el concepto de felicidad en su vida, por lo que en 2016 tomó la decisión de dejar su trabajo y dedicar más tiempo a la enseñanza y el baile.

Le encanta aprender de las experiencias personales tan diversas que se va encontrando en el mundo del swing.

Desde el 2014 ha estado impartiendo clases en la escuela Swing Up en Vitoria-Gasteiz, y otras ciudades cercanas como Bilbao y Logroño.

Ahora está pasión le ha llevado a iniciar una nueva etapa en Madrid, junto con el equipo Big South.